2 comentarios

  1. Un dia más nos presentamos ante María. Hoy con más alegría que nunca porque en ella encontramos esa sonrisa que es reflejo de nuestra dignidad de hijos de Dios. Es en la sonrisa de la Virgen María donde misteriosamente entresacamos las fuerzas para continuar nuestras luchas contra el mal, las enfermedades y el trancurrir de nuestras vidas.
    Te doy gracias mujer y Madre nuestra, porque al igual que le sonreiste a tu niño Dios cuando nació, de igual modo nos abres tu puerta de entrada cad dia para mostrarnos el mayor de los misterios.

  2. Cómo pudo sonreír María ante la gran Misión que se le encomendaba de ser Madre de Dios, siendo tan joven? Porque se fio de Dios, dijo sí y se abandonó a Él. Yo quiero esa sonrisa llena de ternura y confianza en mi vida. Gracias por ese acercamiento a la verdadera alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *