3 comentarios

  1. Es muy difícil transmitir nuestro sentimiento a los demás teniendo hijos en el foco de la pandemia. Mi hijo Javier es enfermero en el hospital de Salamanca. Y su empeño de ofrecernos el día a día es de dolor e impotencia. Otra vivencia a los que están en Madrid (como nuestro hijo Jesús) allí se huele a muerte,desolación y tristeza. Pero nunca bos falta la oración para todos. Gracias a toda la famia Claretiana por el apoyo incondicional y del amor que sabeis trasmitir en éstos dificiles momentos.

  2. Author

    Ines, sintámonos unidos en el sufrimiento y la esperanza.
    Dios va por delante.

    Con profundo cariño y con nuestra oración.

    ECEM

  3. Un articulo muy interesante. Muchas gracias por la ilustración. Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *