Sirviendo la Palabra: Mt 12, 46-50

MARTES 21 DE JULIO

Mateo 12, 46-50:
“El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ese es mi hermano, y mi hermana, y mi madre”.

En el Evangelio de hoy parece como si Jesús se desentendiera de sus parientes e incluso de su madre.
Y no es así. Lo que Jesús quiere hacernos ver y entender es que hay unos lazos con Él que son más fuertes que los de la carne y sangre. Y son los lazos de la fe. La fe y la confianza en Él están por encima de todo.
María fue felicitada porque concibió a Jesús en su vientre.
Pero también porque creyó en la Palabra que se le dirigió de parte de Dios y que escuchó tan atenta, que la llegó a hacer carne en sus entrañas.
Que tú seas madre, hermano y hermana de Jesús porque escuchas siempre su Palabra y cumples la voluntad del Padre. Buenos días.

Antonio María Sanjuán Marín, cmf

 

(La imagen de hoy ha sido creada por el misionero en formación Vitor Emanuel Magalhães Barbosa, cmf)

Comparte con otros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *